A veces en una relación de pareja tienes un problema, lo proyectas en el otro y decides que no puedes seguir compartiendo con él debido a tu malestar.  Esta relación se acaba y te olvidas de que tienes una dificultad hasta que encuentras otra persona, con quien acabas sintiéndote igual. Te compadeces de tu mala suerte encontrando siempre el mismo tipo de personas que te hacen sentirte mal, y te vuelves a ir de la relación. Y después viene la siguiente, y la siguiente… esto es lo fácil en una relación, la solución rápida, “si cuando estoy con el otro me siento mal, me voy de la relación para recuperar mi bienestar”. Es como intentar quitar el grano de la cara en el espejo que un@ tiene delante, y ante la imposibilidad de lograrlo, irse hasta encontrar otro espejo. Si no estamos disponibles para ver nuestro espejo, una relación es un lugar incómodo, ya que nos pasamos el día huyendo de nosotr@s mism@s. Otramente, cuando por fin decidimos mirar y transformar nuestras dificultades, una relación es una bendición para la expansión de nuestro bienestar en la Vida.

Aquello que no aceptamos, es la parte que la Vida nos pone delante y nos lleva a repetir en nuestra realidad, para que aprendamos a incorporarla. La Vida necesita poner Consciencia al Universo entero dentro de Nosotr@s, aquella parte que no acepto dentro de mi es la que se sigue repitiendo hasta que la integre. A veces, tenemos la voluntad de hacernos cargo, pero lo difícil es saber leer qué es aquello que me está expresando mi incomodidad, y esto también me impide abordarlo… y cada vez grita mas fuerte, la incomodidad crece y no sabemos qué hacer. Aquello que se me repite en la vida es que viene conmigo no es externo, hay algo que todavía no estoy aceptando y cuanto antes lo abrace mejor porque sino… a veces la voluntad de estar bien la tenemos en nuestras relaciones de pareja, pero puede que nos falte el alfabeto para identificar lo que hay, mirar que hay detrás de nuestra incomodidad con la otra persona, poder distanciarnos de la visión que nos provoca nuestro malestar, buscar la causa en nosotr@s en lugar de en la otra persona e intentar ir más allá de lo visible. 

La propuesta del Método MACMA para parejas, es para aquellos que quieran hacer su parte para que la relación tenga éxito y cada persona pueda encontrar su bienestar en ella. Te aporta un traductor para poder leer tus dificultades inconscientes y resolverlas, y te muestra cómo hacer crecer tu bienestar en todas tus relaciones. Atraerás una persona que vibre en la frecuencia de lo que tienes pendiente de resolver. Sé valiente y afróntate a tí mism@ para conquistar tu plenitud y tu felicidad.