SOMOS, EN LA PAREJA

Cada ser es único y completo desde que nació. Cuando intimamos se produce un reajuste del equilibrio compartido, se crea un nuevo hacer, un nuevo amar y un nuevo comprender juntos. En este movimiento, si cada uno no se sigue dando un espacio y una legitimidad completa, a la larga,  el nuevo equilibrio juntos se hará insostenible y sentirá la necesidad irrefrenable de marchar, a pesar del amor compartido. Así una vez tras otra, hasta que logre reconocerse completo dentro de una relación, compartiendo desde nuestras diferencias como seres completos de igual valor.

En este monográfico revisaremos como nos damos un espacio completo dentro de nuestras relaciones y nos moveremos hasta recuperarlo para que sea la base fértil del bienestar en todas nuestras relaciones.

AMAMOS, EN LA PAREJA

La pareja es un lugar donde compartir el amor que tenemos en nosotros, no donde encontrar el amor que nos falta. Lo segundo nunca funciona, el vínculo se agota y se muere. El amor que tenemos es el amor que hemos aprendido a darnos a nosotros mismos a través del amor que hemos aprendido a recibir de nuestros sistemas familiares, nuestros cuidadores y en todas nuestras posteriores relaciones. cada uno nutre el vínculo compartiendo lo que se da a sí mismo. Si nos damos amor compartiremos amor, si nos damos necesidad de la mirada del otro ofreceremos sentimientos de carencia en la pareja, si nos damos miedo por no tener la mirada del otro, ofreceremos miedo a la relación y la desnutriremos posiblemente hasta que el vínculo de amor se agote y pueda llegar a morir.

En este monográfico revisaremos como aprendimos a amarnos en nuestros sistemas familiares. Por inercia es el modelo que tendemos a repetir si no le ponemos una nueva mirada consciente. Ellos nos compartieron hasta donde tuvieron y supieron,  fue completo para que pudiéramos existir, pero está en nuestras manos mejorar este modelo de amor, nutrición y reconocimiento hacia nosotros mismos desde nosotros para posibilitar compartirlo y fertilizar aún más nuestras relaciones de amor.

ACOMPAÑAMOS, EN LA PAREJA

Por naturaleza, cada uno tiene el poder completo sobre sí mismo y lo que acepta vivir. No tenemos poder sobre lo que genera la otra persona en su vida junto a nosotros y laotra persona no es responsable de lo que vivimos nosotros junto a ella, aunque muchas veces cueste ver que no es así. Nadie tiene ningún poder sobre nosotros que nosotros no le estemos dando. Nuestro Poder para decidir y cuidar de nuestro espacio siempre es completo. Puede ocurrir que aprendieramos modelos en el que este poder se regalaba por agradecimiento, se atribuía a otras personas por inseguridad, se cedía por comodidad, se renunciaba a él por lealtad… Desde todos estos modelos, el ser sensible que llevamos dentro se siente desamparado y empieza a conectar con el miedo a no poder sobrevivir si no le protegemos y empieza a sentir la necesidad de controlar que alguien le cuide … y esto le ocupa toda su energía, no pudiendo dedicarla simplemente a ser desde la ligereza y la confianza de sentirse siempre cuidado. La única persona que puede ofrecer a nuestra sensibilidad el cuidado completo que necesita somos nosotros mismos, ya que somos la única mirada que puede estar conectada a todo nuestro sentir interno,y estando presente 24 horas.

Cuando cada uno cubre esta responsabilidad consigo mismo para compartir con la otra persona desde un lugar cómodo y no desde la carencia y la necesidad. Este estado de sosiego interno se traduce en autoconfianza, paz y amor que serán los sentimientos que podremos compartir con las otras personas con quienes intimamos.

En este monográfico revisaremos como gestionamos en nuestras relaciones nuestro poder de cuidar y responsabilizarnos de nosotros y respetar que la otra persona cuide y se responsabilice de su bienestar por ella misma, a su manera. Lo acompañaremos hasta encontrar un estado de autoempoderamiento completo de cada uno, pudiendo acompañarnos juntos, mantener cuidado todo lo que sentimos en nuestras vidas y nuestras relaciones.